¿Es cierto que no debes combinar algunos alimentos?

Te decimos si hay algo de cierto detrás de la combinación de alimentos, trofología o dieta disociada.
Combinar alimentos
De acuerdo con los promotores de esta forma de comer, la fruta sólo debe consumirse en ayunas. ¿Es cierto? Sigue leyendo. Foto: Adobe Stock

Existe tanta información allá afuera relacionada con la alimentación que es fácil sentirnos abrumados. Es tal la cantidad de consejos, recetas, dietas, reglas y planes, muchos de los cuales se contradicen unos a otros, que puedes encontrar en la web, y particularmente en redes sociales, que resulta complicado saber qué hacer si simplemente quieres mejorar tu salud o tu composición corporal.

Recientemente, ha resurgido un concepto que suena atractivo, pero que no cuenta con ningún respaldo científico. Se trata de la combinación de alimentos, también se le llama trofología o dieta disociada. Aquí te decimos de qué se trata, por qué no deberías tomarla en cuenta y en qué vale la pena enfocar tu tiempo, dinero y esfuerzo.

¿Qué es la combinación de alimentos o trofología?

combinar alimentos
¿Deberías evitar combinar proteínas y carbohidratos? No, no existe ninguna razón real para hacerlo. Foto: Adobe Stock

Se trata de un enfoque nutricional que busca las combinaciones adecuadas de alimentos para hacer más fácil la digestión y, de acuerdo con sus defensores, evitar las enfermedades que tienen lugar cuando alimentos que no son compatibles unos con otros se consumen en conjunto.

La idea de no combinar ciertos tipos de alimentos tiene su origen en antiguas prácticas orientales. Es algo que promueve la ayurveda. Esta es la medicina tradicional de la India. La medicina ayurvédica sigue una serie de principios que no tienen un respaldo científico pero que hasta la fecha son populares en algunos círculos de occidente.

El enfoque en la combinación de alimentos tuvo un nuevo auge a principios del siglo XX cuando ​​William Howard Hay creó la dieta que lleva su nombre y con la que perdió una gran cantidad de peso.

¿Cuáles son las reglas de la combinación de alimentos?

¿Deberías combinar alimentos?
¿Hay un problema digestivo al combinar frutas y vegetales? Ninguno. Más abajo te explicamos por qué. Foto: Adobe Stock

De acuerdo con quienes siguen los principios de la trofología o dieta disociada, las frutas sólo deben consumirse con el estómago vacío; las proteínas y almidones no deben consumirse juntos; los almidones y los alimentos ácidos no deben mezclarse; no hay que combinar diferentes tipos de proteínas; los productos lácteos sólo deben consumirse en ayunas y las frutas y vegetales no deben combinarse, entre otros.

¿Por qué no deben mezclarse ciertos alimentos?

Los defensores de esta práctica afirman que el ambiente necesario para la digestión de ciertos alimentos es distinto que otros. Esto ya sea porque requieren enzimas distintas o por su pH (la escala de acidez o alcalinidad). Si no se combinan de forma adecuada, dicen ellos, la digestión se complica y hay fermentación de los alimentos en el estómago, así como liberación de toxinas.

En lo que se refiere a las enzimas. En efecto, el cuerpo utiliza diferentes enzimas para descomponer los carbohidratos y las proteínas, pero el concepto de que no pueden trabajar de forma simultánea es erróneo. Esto porque la digestión de los alimentos no tiene lugar únicamente en el estómago.

Desde que está en la boca, y entra en contacto con la saliva, la comida comienza su proceso de digestión. Esto gracias a una enzima llamada amilasa, la cual ayuda a descomponer los carbohidratos. El proceso continúa en el estómago, donde la pepsina descompone las proteínas y la lipasa se encarga de las grasas. La absorción de nutrientes sigue su curso en el intestino.

A diferencia de lo que piensan quienes no quieren que mezcles alimentos, el sistema digestivo no tiene que decidir si descompone una cosa u otra. El cuerpo es más inteligente y capaz que eso. De lo contrario, habría alimentos que simplemente no podríamos digerir. 

Tomemos como ejemplo las lentejas. Se trata de una leguminosa que contiene tanto carbohidratos (20 g en una porción de 100 g) como proteínas (9 g en una porción de 100 g). Tu cuerpo puede digerir lentejas sin problema y también una comida que se compone de carne de res con papas o una ensalada que contiene tanto frutas como vegetales.

Combinar alimentos en la dieta
¿Has comido lentejas? Tu cuerpo las ha digerido sin problema a pesar de que contienen tanto carbohidratos como proteínas. Lo mismo pasa al combinar diferentes alimentos. Foto: Adobe Stock

En lo que se refiere al pH, otro punto que defienden quienes no mezclan unos alimentos con otros: lo que comemos tiene un impacto mínimo en el pH del estómago, el cual siempre es ácido, de manera que pueda descomponer los alimentos y que no puedan sobrevivir bacterias ahí (sin bacterias, el alimento no se fermenta, uno de los miedos que infunden quienes defienden esta forma de comer).

Ni tomar agua alcalina incrementa el pH de la sangre ni consumir un alimento u otro impacta el pH del estómago. De nuevo, el cuerpo es más inteligente de lo que creemos en ocasiones.

¿Deberías preocuparte por la combinación de alimentos?


Absolutamente no. Es mucho más importante que te preocupes por la proporción de macronutrientes que consumes (cuántas proteínas, carbohidratos y grasas hay en tu dieta) a lo largo del día, el tamaño de tus porciones y eliminar en la medida de lo posible los alimentos procesados. Eso es suficientemente complejo para algunas personas como para que además deban preocuparse por no poder comerse una fruta si no están en ayunas.

¿Hay algún caso en el que sea relevante la combinación de alimentos? Cuando quiere favorecerse de forma específica la absorción de algún nutriente. El hierro es un buen ejemplo. Cuando este mineral proviene de una fuente vegetal se conoce como “hierro no hemo”. Su aborción es mucho menor que la del hierro hemo, el que viene de fuentes animales.

¿La solución? Consumir algún alimento que tenga vitamina C junto con la fuente vegetal de hierro. Es decir que si vas a consumir espinacas (fuente de hierro no hemo), podrías combinarlas con brócoli (fuente de vitamina C). ¿Qué pasa si no lo haces? Absolutamente nada, siempre y cuando lleves una dieta balanceada. La diferencia es mínima.

¿Puede la combinación de alimentos ayudarme a perder peso?

No porque combinar algunas cosas y evitar mezclar otras tenga alguna virtud en sí misma. Si decides optar por este régimen y pierdes peso, será porque tengas un déficit calórico, no porque te hayas apegado a las reglas descritas arriba. La evidencia está en un estudio publicado en el International Journal of Obesity

Los investigadores a cargo compararon una dieta que seguía los parámetros de la combinación de alimentos y una balanceada. En ambos casos, los sujetos consumieron 1,100 kcal por día con la misma proporción de macronutrientes. Ambos grupos perdieron la misma cantidad de peso. Su conclusión: “La dieta disociada (‘combinación de alimentos’) no generó ninguna pérdida adicional en peso o grasa corporal”.

Si el creador de la dieta Hay, a quien mencionamos al comienzo, perdió una gran cantidad de peso es porque las kcal que consumió fueron menos que las que quemó, no porque evitara combinar carne y papas.

En resumen


La combinación de alimentos, trofología o dieta disociada es el concepto de que hay ciertos alimentos que no deben mezclarse para hacer más eficiente la digestión y evitar enfermedades. Quienes siguen este tipo de régimen no consumen frutas, a menos que sea en ayunas, por ejemplo, o no comen proteínas y carbohidratos en la misma comida. No existen evidencias científicas que respalden las reglas que promueven. El cuerpo es perfectamente capaz de digerir cualquier combinación de alimentos sin problema.

Podría interesarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Pain Cave Club

Pain Cave Club: reto junio 2022

Next Article
levantar pesas

Los corredores también deben levantar pesas