Memoria muscular: ¿Qué es? ¿Cómo funciona?

Entrenar tu cuerpo hoy es una inversión para el futuro. Te explicamos por qué.
Memoria muscular
La inactividad hace que pierdas tus ganancias, pero hay cosas que permanecen. Foto: Adobe Stock

El mundo del fitness puede ser muy cruel: para ver ganancias en cuanto a composición corporal y rendimiento, tienes que trabajar muy duro durante meses o años. Sin embargo, basta con que abandones el entrenamiento y tomes algunas decisiones equivocadas en tu nutrición durante algunas semanas para que el declive sea notorio, tanto en tu aspecto como en lo que eres capaz de hacer.

La buena noticia: es más fácil volver a ponerse en forma después de un tiempo de inactividad, no importa cuán prolongado haya sido, que empezar desde cero. La razón tiene que ver con algo conocido como “memoria muscular”. A continuación te contamos de qué se trata.

¿Qué es la memoria muscular?

Esta expresión puede referirse a dos cosas distintas: la primera son los cambios que ocurren a nivel celular en los músculos después de un lapso de entrenamiento, los cuales se mantienen a pesar de dejar la actividad física (eso es de lo que trata este artículo).

La segunda es la capacidad de retomar una habilidad que habías practicado en el pasado con facilidad (como andar en bicicleta o conducir un auto). Esto último ocurre en el cerebro, no en los músculos. Por tanto, resulta algo confuso y engañoso considerarlo “memoria muscular”. Es más bien aprendizaje.

Memoria muscular
Si fortaleces a tus músculos, cambiarán de forma permanente. A nivel celular, es lo que conocemos como “memoria muscular”. Foto: Adobe Stock

Entonces, la memoria muscular tiene que ver con los cambios que sufren las células de tus músculos producto del ejercicio. Y esto nos lleva a lo que decíamos al comienzo: es cierto que las “ganancias” se pierden rápidamente, por lo menos en lo que se refiere a la masa muscular y el rendimiento físico, pero hay algo muy importante que permanece. Para explicarlo hablemos de lo que pasa en tus músculos cuando haces ejercicio.

Aunque no lo uses, no lo pierdes por completo

El entrenamiento de fuerza estimula al cuerpo para que incremente su volumen (hipertrofia muscular). Para que esto ocurra, las células deben crecer. Cada célula tiene un núcleo, sin embargo, para poder crecer, atrae otros. La razón es que la síntesis proteica requiere grandes cantidades de mRNA, el cual es producido por estos núcleos. A este proceso, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Massachusetts, se le conoce como “la hipótesis del dominio mionuclear”.

Cuando dejas de entrenar, comienzas a perder tu masa muscular, pero las células que adquirieron otros núcleos los preservan. Eso significa que una vez que sean expuestas de nuevo a estímulos de hipertrofia, les será más fácil crecer y fortalecerse. Esto a comparación de las células de alguien que nunca ha hecho ejercicio y no ha pasado por ese proceso.

¿Qué implicaciones tiene todo esto?

Que si actualmente haces ejercicio, los beneficios a nivel celular se prolongarán durante el resto de tu vida. Esto es muy útil ya que te ayudará a evitar la sarcopenia, esto es la pérdida progresiva de masa muscular que acompaña al envejecimiento.

Hombre sedentario
Incluso si has perdido la forma por años de inactividad, si fuiste un atleta cuando eras joven, tus músculos lo recuerdan. Foto: Adobe Stock

Si actualmente no haces ejercicio, deberías comenzar cuanto antes, no sólo por los beneficios inmediatos (lucirás, te sentirás y rendirás mejor), sino porque incluso si abandonas el entrenamiento durante un tiempo en el futuro, podrás retomarlo con facilidad.

Si eres padre o planeas serlo, es muy importante que motives a tus hijos a que entrenen desde que son jóvenes (no, el entrenamiento de fuerza no hará que “se queden chaparros”, para saber más sobre eso haz click aquí). Las adaptaciones que tendrá su cuerpo a nivel celular podrían acompañarlos durante el resto de sus vidas. Visto así, el entrenamiento en la infancia y juventud es una inversión para el futuro.

En resumen


Investigaciones recientes revelan que las células de los músculos cambian de forma permanente como respuesta al entrenamiento. Incluso si dejas de hacer ejercicio, retomarlo te resultará más sencillo que si nunca lo hubieras hecho. A esto que en términos científicos se le conoce como “hipótesis del dominio mionuclear”, también se le llama comunmente “memoria muscular”. Esta es una razón más para adoptar un estilo de vida activo desde hoy.

Podría interesarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Calambres musculares

Calambres musculares: qué son y cómo prevenirlos

Next Article
All Out Mile

All Out Mile: El reto de Under Armour a los corredores

We Rise ProjectTodo lo que necesitas para ser mejor

La información que necesitas para desarrollar tu mente y cuerpo, semanalmente en tu correo electrónico.