Fitness y amor propio: Rosa Alba Aguirre

Platicamos con una de nuestras coaches favoritas sobre su historia y método de entrenamiento.
Rosa Alba Aguirre
Rosa Alba Aguirre es coach, bailarina y fundadora de Bodhifit Online. Foto: cortesía Bodhifit

Quienes hacemos WRP somos auténticos apasionados del entrenamiento físico. A lo largo de los años hemos probado incontables métodos y siempre estamos dispuestos a ponernos a prueba con nuevas disciplinas y eventos. No podemos decir que lo hemos visto todo, pero casi. Es por eso que cada vez que encontramos algo que genuinamente nos sorprende, de inmediato queremos compartirlo con nuestros lectores.

Tal es el caso de Bodhifit Online. Platicamos con Rosa Alba Aguirre, fundadora de este método, sobre su historia y lo que busca lograr con él. Un pequeño adelanto: esto va mucho más allá del ejercicio.

La historia de Rosa Alba

Resulta imposible hablar de Bodhifit Online sin abordar la historia de su creadora, la siempre sonriente Rosa Alba Aguirre. Platicar con esta mujer es el equivalente de tomar una taza de café por la mañana o trotar alrededor del parque en un día soleado: invariablemente te pone de buen humor y te brinda una dosis de energía.

Tomando esto en cuenta parece difícil de creer que Rosa Alba haya pasado por momentos oscuros en su vida, pero como ella misma cuenta, son precisamente sus experiencias lidiando con el Trastorno de Conducta Alimentaria (TCA) lo que la impulsó a crear este método. Bodhifit tiene como enfoque principal el amor propio y la conciencia corporal. Sí, produce cambios en el terreno estético, pero eso siempre como consecuencia de una relación saludable con el cuerpo, el ejercicio y la comida.

Rosa Alba Aguirre
Rosa Alba es una de las personas más alegres y energéticas que conocemos. Entrenar con ella es duro pero muy gratificante. Foto: cortesía Bodhifit

Lo anterior es evidente desde el nombre: “Bodhi en sánscrito significa iluminación o despertar. Para mí crear la página después de haber vivido trastornos alimenticios era como un despertar a una vida más en paz, más en conexión conmigo”, cuenta.

Los comienzos

Su primer acercamiento al deporte ocurrió muy temprano. Era una niña muy activa y desde los cuatro años comenzó a practicar gimnasia y danza. “Tiempo después encontré el ballet clásico y me enamoró, pero al mismo tiempo me obsesionó. Era un choque constante: pensaba ‘me encanta, lo amo y es lo que quiero hacer por siempre’, pero veía a todos los que me rodeaban que eran profesionales o tenían cierto nivel y me daba cuenta de que yo no cumplía con las expectativas y el estándar de una bailarina tradicional”.

Esto la llevó a sentir una gran frustración y probar con dietas cada vez más extremas. “Desde los 14 o 15 años buscaba dietas en Google, hacía ayunos y contaba calorías. Esto se volvió una obsesión al notar que mi complexión no daba para tener las piernas largas y delgadas que yo quería. Así fue durante un tiempo, combinado con un entrenamiento muy demandante. Utilizaba el ejercicio como un castigo porque si no bajaba, entonces menos comía y más me ejercitaba”.

En esto quizá reconozcas una actitud muy común entre aquellos que hacen ejercicio, particularmente las mujeres: contar las calorías exactas que tiene un postre o alguna otra “comida de trampa” para asegurarse de “quemarlas” después. El ejercicio pasa de ser un complemento de una vida sana a convertirse en una obligación.

Crisis y sanación

“La fuerza de voluntad puede llevarte y sostenerte durante un tiempo determinado pero llega un punto en que explotas”, asegura Rosa Alba. “Tu cuerpo ya no da más. Empecé con el trastorno de atracón. Esto fue escalando y detonó el trastorno de bulimia nerviosa. Toqué fondo alrededor de los 20 cuando me fracturé por última vez el pie (sufría de esguinces, fracturas y contracturas). Fue entonces que dije ‘Ya. No quiero vivir esto y me voy a retirar de la danza’”.

Rosa Alba Aguirre coach
Las clases de Bodhifit son para todos los niveles y todas las edades. Foto: cortesía Bodhifit

Como explica ahora, habiendo sanado por completo ese TCA, el problema no era la danza, sino la falta de aceptación que tenía hacia sí misma y su cuerpo. “La danza era lo que me gustaba pero yo la estaba utilizando como excusa para castigar a mi cuerpo. Me concentré en sanar y dejar de enfocarme en lo exterior”. Por supuesto, este proceso no ocurrió de la noche a la mañana, y Rosa Alba afirma que es muy importante contar con acompañamiento psicológico, pero es posible trascender estos problemas.

Amarte a ti misma no quiere decir que te va a encantar la celulitis que ves en tus piernas, es entender que eres mucho más que un cuerpo. Te amas como persona, no sólo por lo que se ve, sino todo lo que hay detrás también. Empezar a apreciar lo que hace tu cuerpo por ti es una muy buena manera de verlo en vez de enfocarte en los aspectos físicos que no cumplen con lo que tienes en la cabeza”.

Nace Bodhifit


Años después, echando mano de toda su experiencia tanto en el terreno del fitness y la danza como del amor y la aceptación propia, Rosa Alba decidió crear un método de entrenamiento que le permitiera ayudar a otras mujeres. Así surgió Bodhifit que, previo a la pandemia tenía un espacio físico pero ahora vive en el mundo digital en https://www.bodhifit.mx/

Para mí era importante hacer algo que no quedara nada más en lo físico. Sí, vamos a trabajar en ello y llevar al cuerpo al máximo, pero lo vamos a hacer desde un punto de conciencia y conexión, no por seguir un estándar de belleza”. Bodhifit Online arrancó con 80 mujeres y no ha parado de crecer.

Detrás de las clases, además de Rosa Alba, está Karla Solórzano. “Karla es mi socia. Ella y yo creamos el método. Ella es nutrióloga y está certificada como Personal Trainer también. Hay otras dos coaches que nos apoyan también dando clases y grabando”.

Cómo funciona Bodhifit Online

“En la plataforma tienes dos opciones”, explica Rosa Alba. “Una de ellas es un calendario donde aparece tu clase del día en vivo a una hora predeterminada. Otra opción es una sección de clases on-demand pregrabadas. Actualmente hay 80 y se suman cuatro por semana”. Hay varias categorías para elegir, incluyendo fuerza, cardio, trampolín, mindfulness y yoga.

Coaches Bodhifit
Bodhifit no sólo es cuestión de verte bien, sino de sentirte bien y entender al ejercicio como una actividad placentera, no una obligación. Foto: cortesía Bodhifit

Lo que separa a este método de otros en los que los coaches son sargentos o simples porristas es que aquí hay un acompañamiento constante. “En todo tu entrenamiento, a pesar de que sea muy intenso, siempre te estamos guiando para que te conectes con la respiración y tu cuerpo, y que sepas qué músculos estás activando. Está comprobado que si conectas tu mente con el músculo que estás trabajando, hay una mayor activación (esto es real, como revela el American Council on Exercise). Las llevamos de la mano en esto para que vayan creando esta conciencia corporal”.

¿Qué tan intenso es?

“Hay de todo y para todos”, afirma Rosa Alba. “Tenemos alumnas desde los 13 años hasta los 55. Funciona para todas las edades, niveles y condiciones físicas”. Si eres una persona que gusta de los entrenamientos intensos, no creas que porque Bodhifit incluye prácticas de mindfulness no te pondrá a prueba en términos físicos. Si hay algo que Rosa Alba sabe hacer muy bien es justamente eso. Para muestra la breve historia de cuando nos conocimos:

Rosa Alba y yo cruzamos caminos por primera vez hace un par de años en un retiro de fitness. A la cita también acudieron triatletas de altísimo nivel, así como el coach de CrossFit y sensei de la programación Jorge Francia, el clavadista olímpico Jahir Ocampo y el maratonista Roberto Saavedra. Realizamos varias sesiones de entrenamiento juntos y en general todos nos sentimos cómodos con las tareas que debíamos realizar, hasta que fue el turno de entrenar con Rosa Alba.

La sesión que impartió, mi primer acercamiento a su método de entrenamiento, nos dejó literalmente en el suelo. De no ser porque todos nos divertimos como niños intentando seguirle el paso, describiría esa media hora como una masacre. Bodhifit es mucho más que un entrenamiento físico, aunque esta parte sin duda está presente y funciona.

Haciendo una diferencia

Después de hablar sobre todos los beneficios que ofrece Bodhifit, queremos enfocarnos en el más grande: el impacto emocional que genera en las mujeres que entran a la plataforma todos los días. Rosa Alba halló la manera de convertirse en la amiga, consejera y entrenadora que a ella misma la habría gustado tener hace unos años.

“A mí me habría encantado que me enseñaran, me acompañaran y me ayudaran a quitar todos esos estigmas, barreras y creencias que la sociedad te va imponiendo sobre el peso y cómo se tiene que ver tu cuerpo”, asegura. Gracias a su trabajo, otras mujeres que experimenten una situación similar tendrán a alguien con quien acudir de manera que no tengan que pasar por lo que ella pasó. Volviendo a lo que decíamos al comienzo: lo hemos probado casi todo en lo que se refiere a entrenamiento, pero esta es una de las sorpresas más gratas que nos ha brindado este viaje por el mundo del fitness.

Podría interesarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Anzu

Los Lentes ANZU de RAZER, un game-changer

Next Article
El café mejora el rendimiento físico

Efectos del café en el rendimiento físico

We Rise ProjectTodo lo que necesitas para ser mejor

La información que necesitas para desarrollar tu mente y cuerpo, semanalmente en tu correo electrónico.