Lo que debes saber para hacer ejercicio con cubrebocas

Los especialistas en deporte y fisiología ya han comenzado a estudiar los efectos de las mascarillas al hacer ejercicio.
¿Debo hacer ejercicio con cubrebocas?
El éxito de un cubrebocas al hacer ejercicio depende de la comodidad para respirar. Foto: Respro Polska / Pixabay

Hacer ejercicio con cubrebocas se ha convertido en una interrogante muy importante entre los deportistas. Aunque las autoridades de salud han propuesto el uso de mascarillas para disminuir la propagación del virus COVID-19, aún existe un debate sobre sus implicaciones durante la actividad física.

Aquí te presentamos algunas consideraciones para hacer ejercicio con cubrebocas y dejar de lado los mitos de su uso. 

¿Debo hacer ejercicio con cubrebocas?

La Organización Mundial de la Salud recomienda no portarlo ya que podría reducir la capacidad de respirar con comodidad: la humedad ocasionada por el sudor puede dificultar la respiración y promover la aparición de microorganismos. 

Aunque el uso del cubrebocas no es recomendable para hacer ejercicio, tampoco se encuentra prohibido y es indispensable para otro tipo de actividades, particularmente en espacios cerrados.

¿Qué opinan los especialistas del deporte?

Los estudios que detallan con precisión las implicaciones de hacer ejercicio con cubrebocas aún son pocos, pero los especialistas en deporte y fisiología ya han comenzado a estudiar los efectos de las mascarillas y han obtenido datos relevantes. El presidente del American Council on Exercise, Cedric X. Bryant, revela al New York Times que la frecuencia cardiaca puede elevarse de 8 a 10 latidos por minuto cuando se usa una mascarilla con respecto al mismo entrenamiento sin ella.

Un artículo publicado en el British Journal of Sports Medicine señala que hacer ejercicio con cubrebocas puede simular el efecto fisiológico de un entrenamiento de altitud, aunque a menor escala. Esta reacción no significa un problema para la mayoría de los deportistas, pero podría serlo en una rutina de mayor intensidad, o para aquellas personas con problemas de salud subyacentes como enfermedades respiratorias, cardiacas o sobrepeso. 

¿Respiras correctamente?

En su libro Breath: The New Science of a Lost Art, el periodista James Nestor afirma que la mayoría de las personas respiran de forma inadecuada, independientemente del uso de cubrebocas. Nestor explora cómo los seres humanos hemos pasado de respirar por la nariz a hacerlo por la boca. Esto, a decir de Nestor, es un error dado que respirar por las fosas nasales ayuda a regular las funciones vitales como la presión arterial y aumentar la oxigenación en todo el cuerpo. 

Aquí algunas recomendaciones:

  • Estar consciente de la respiración durante el ejercicio
    Esto ayudará a reconocer si se debe ir más despacio, si es necesario un descanso o si el ritmo de trabajo es demasiado alto. 
  • Cuidar la respiración.
    Ayuda a saber si estás experimentando mareos o aturdimiento con el tipo de cubrebocas que has elegido.
  • Poner atención a las condiciones preexistentes
    Es pertinente que las personas con afecciones cardiacas o pulmonares hagan ejercicio a una intensidad inferior cuando usen una mascarilla.

¿Usas el cubrebocas correcto? 

Los cubrebocas pueden causar una limitación de aire no severa y ocasionar incomodidad. Éstas pueden solucionarse si se observa a detalle su diseño. Por ello te presentamos cinco tips si deseas hacer ejercicio con cubrebocas:

Tomar en cuenta la capacidad ergonómica y transpirabilidad de la mascarilla ayudará a tener mayor comodidad. Foto: Orna W / Pixabay
  1. Evita usar con fines de ejercicio mascarillas como NK95 / FFP1 / FFP2. Sus materiales son pesados y se humedecen con facilidad, lo que provoca respiración extenuante.
  2. Escoge un cubrebocas con material transpirable. Es recomendable que cuente como mínimo con dos capas de material para equilibrar la eficiencia del cubrebocas y tu comodidad.
  3. Considera llevar un cubrebocas extra durante las sesiones de ejercicio, pues se humedecen con facilidad.
  4. Mantén una buena higiene de manos. Si deseas cambiar de mascarilla, recuerda no hacerlo en lugares cerrados o cerca de alguien.
  5. Cuida el sello hermético. Algunos cubrebocas no tienen ajuste a los lados de la cara, el cual ayuda a tener una respiración más cómoda. Esto aumenta el riesgo de propagación de gotículas.

Propuestas de protección facial durante el ejercicio

Marcas deportivas como Under Armour, Nike, Adidas o Reebok han encontrado un nuevo punto de venta con este aditamento y han renovado la apariencia del sector deportivo. Si no deseas hacer ejercicio con cubrebocas, existen opciones reutilizables, aceptables y cómodas de usar.

  • Polaina al cuello
  • Bufanda
  • Pañuelo
  • Tejidos como toallas o camisetas de algodón

¿Distanciamiento social o cubrebocas?

Hasta el momento la distancia social ha sido un factor importante para reducir los contagios por COVID-19. Si no deseas usar ningún tipo de mascarilla es recomendable:

  • Hacer la rutina de ejercicio en la comodidad del hogar.
  • Asistir a lugares poco concurridos y espacios abiertos.
     
  • Considerar mantener una distancia mínima de un metro o mayor a dos durante el ejercicio, como precaución ante las continuas exhalaciones de gotículas que se generan durante la actividad física. 

En resumen

Los cubrebocas no son recomendados durante el ejercicio en exteriores, sin embargo, su uso no se considera nocivo para la salud. Expertos del deporte argumentan que la comodidad para respirar puede ser un obstáculo para el rendimiento habitual. También, el éxito o fracaso de una mascarilla durante el ejercicio depende de la comodidad para respirar, eliminar la necesidad de ajustarla y tocar el rostro. Si deseas usar mascarilla durante el ejercicio, te recomendamos evaluar los distintos diseños.

PODRÍA INTERESARTE:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
El fitness tiene su propio lenguaje, descífralo

Glosario de fitness

Next Article
Un déficit calórico es clave para perder peso

Déficit calórico: ¿Qué es y para qué sirve?