Dieta paleo: ¿Funciona? ¿Es recomendable?

¿Estás considerando probar con la dieta paleo? Esto es lo que debes saber.
Dieta paleo
La dieta paleo busca replicar los hábitos alimenticios de nuestros antepasados. Foto: Adobe Stock

En los años 70, el gastroenterólogo Walter Voegtlin creó el concepto de la dieta paleo. Este régimen alimenticio, basado en la forma en que supuestamente comían nuestros ancestros hace 10 mil años, adquirió popularidad de nuevo en los últimos años y sus defensores afirman que ayuda a mejorar la salud y perder peso. ¿En qué consiste exactamente esta dieta? Y, aún más importante, ¿funciona? Lo resolvemos.

Nutrición de la edad de piedra

En la actualidad, los supermercados y tiendas de conveniencia están saturados de alimentos procesados cuyos ingredientes distan mucho de lo que en términos generales se considera una alimentación sana. Basta con revisar cualquier etiqueta para encontrar sustancias impronunciables, así como un exceso de azúcares, sodio y calorías.

Las compañías que producen estos alimentos parecen estar más preocupadas por el sabor de los mismos y la posibilidad de preservarlos durante mucho tiempo que por los nutrientes que aportan.

Dieta paleo
Si no podría haberlo cazado o recolectado algún antepasado tuyo hace 10 mil años, no deberías comerlo, de acuerdo con la dieta paleo. Foto: Adobe Stock

Con base en lo anterior, resulta lógico pensar que lo mejor que podemos hacer es retomar los hábitos alimenticios de nuestros antepasados; olvidarnos de los aditivos y conservadores y mejor elegir nuestros alimentos desde una perspectiva de cazadores y recolectores. La idea suena muy bien y tiene cierto mérito, pero, como verás más abajo, también presenta algunos inconvenientes.

¿Cómo funciona la dieta paleo?

Sus promotores afirman que si un alimento no estaba disponible para los hombres de la era paleolítica, entonces no deberías consumirlo. Esto elimina no sólo los alimentos procesados como comidas de microondas, frituras y pasteles, sino todos aquellos que son producto de la agricultura como los granos y legumbres, además de los lácteos y azúcares. Las reglas o recomendaciones varían mucho según la persona pero esa es, en términos generales, la base de esta dieta.

¿Qué te queda entonces?

Frutas y vegetales orgánicos, carnes (cuando provienen de animales alimentados con hierba), huevos, pescados, nueces, semillas y aceite de oliva extra virgen.

Como habrás notado, dentro de las opciones permitidas, más allá de frutas y verduras, hay pocas fuentes de carbohidratos. La dieta paleo no está específicamente en contra de los carbohidratos, sino de muchos alimentos que los contienen, pero, dadas las restricciones, suele ser un régimen bajo en este macronutriente.

¿Por qué no permite el consumo de granos?

Esto se debe al contenido de “antinutrientes” (como el ácido fítico) en los granos. Se trata de compuestos vegetales que impiden la absorción de nutrientes. Si bien el efecto de estos antinutrientes es real, no debería ser una preocupación para la mayoría de las personas. Tendrían que consumir una cantidad muy grande de estos antinutrientes para que tengan un efecto considerable en la salud. Además, existen formas de reducir el contenido de antinutrientes de los granos. Por ejemplo, el arroz puede remojarse durante la noche; las lentejas pueden remojarse y germinarse.

Lo malo de la dieta paleo

Lo anterior ilustra el punto más controversial y conflictivo de la dieta paleo: toma ciertos conceptos válidos, pero que deberían entenderse en su justa dimensión, y los lleva a sus últimas consecuencias:

Comida paleo
La proteína animal acompañada de vegetales es un ejemplo de una comida paleo. Foto: Adobe Stock

Sí, los antinutrientes son reales. No, consumir alimentos que los contienen no te dañará si no te excedes. Sí, consumir alimentos en su estado natural es mejor que optar por aquellos que han sido altamente procesados. No, las personas que vivían hace 10 mil años no son el mejor estándar de nutrición y salud (su esperanza de vida era mucho menor que la actual).

La naturaleza restrictiva de la dieta paleo implica que la mayoría de las personas tendrán problemas para seguirla a largo plazo y eso es justamente lo opuesto de lo que se busca en un régimen alimenticio. Adicionalmente, al dejar fuera a una gran cantidad de alimentos nutritivos, se corre el riesgo de tener deficiencias de micronutrientes, específicamente calcio, vitamina D y vitamina B.

¿La dieta paleo ayuda a la pérdida de peso?

Prácticamente cualquier dieta conseguirá que pierdas peso en el corto plazo si te lleva a consumir menos calorías que las que quemas. Eso es lo que está detrás del éxito que han tenido algunas personas con este régimen. Eso es lo que revela un estudio publicado en Current Gastroenterology Reports.

Ten presente siempre que el punto más importante cuando se trata de pérdida de peso es alcanzar un déficit calórico. Hay muchas formas de llegar a él, y la dieta paleo puede ser una de ellas, pero la pérdida de peso obedece a ello y no a alguna propiedad específica de los alimentos que consumían nuestros antepasados.

¿Deberías probar con la dieta paleo?

Eso dependerá de ti. Si esta dieta se adapta a tu estilo de vida y eres capaz de consumir todos los macro y micronutrientes que necesita tu cuerpo a pesar de todas las restricciones que plantea, adelante. Debes saber, sin embargo, que existen otras opciones que implican menos sacrificios y también pueden ayudarte a perder peso (o ganarlo si es lo que buscas). Nuestra recomendación es que acudas con un experto en nutrición y que sea esa persona la que diseñe un plan que se adapte a ti y te permita una adherencia a largo plazo.

Como referencia, esta es la postura de la Harvard T.H. Chan School of Public Health: “En este momento no podemos hacer una recomendación sólida sobre la adopción de la dieta paleo”.

En la clínica Mayo (uno de los centros médicos más importantes de EEUU) afirman lo siguiente: “No hay estudios clínicos a largo plazo sobre los beneficios y potenciales riesgos de esta dieta. Podrías obtener los mismos beneficios para la salud al hacer suficiente ejercicio y consumir una dieta balanceada con muchas frutas y verduras”.

En resumen

La dieta paleo, surgida en los años 70, adquirió popularidad de nuevo en los últimos años. Se basa en la idea de consumir únicamente los alimentos que comían nuestros antepasados, específicamente aquellos que vivieron hace 10,000 años. El razonamiento es que nuestros cuerpos no han evolucionado para comer todo aquello que está disponible en la actualidad, incluyendo granos, legumbres, lácteos y azúcares. Se trata de un régimen muy restrictivo que, si bien podría funcionar para algunas personas, también conlleva riesgos como deficiencias de algunos nutrientes.

Podría interesarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Under Armour Women Talks

Under Armour Women Talks: foco en la mujer

Next Article
Oakley Kato

Oakley Kato, los lentes sin marco que vas a desear