Confusión muscular: ¿mito o realidad?

¿Tiene algo de mérito la idea de que hay que cambiar constantemente el entrenamiento? Lo averiguamos.
Teoría de la confusión muscular
Te explicamos en qué consiste la idea de la confusión muscular. Foto: Adobe Stock

Cada cierto tiempo aparecen nuevos conceptos o teorías en el mundo del fitness que, de acuerdo con sus promotores, tienen el potencial de ofrecer mejores resultados en menos tiempo. Un buen ejemplo de esto es la idea de la “confusión muscular”. Quizá hayas escuchado el término en los últimos años en boca de algunos entrenadores o influencers, especialmente en referencia al programa de entrenamiento P90X.

Si has escuchado sobre esto pero no estás seguro de qué se trata no te preocupes, aquí te explicamos a qué se refiere y te decimos si funciona o no. Si no estás familiarizado todavía de todos modos te recomendamos seguir leyendo porque para aclarar esta cuestión hablaremos sobre la única forma probada por la ciencia de progresar a largo plazo en el fitness: la sobrecarga progresiva.

¿Qué dice la teoría de la confusión muscular?

De acuerdo con los promotores de esta idea, para evitar que el cuerpo se acostumbre al entrenamiento, hay que sorprenderlo constantemente con nuevos ejercicios y rutinas. Si tus músculos nunca saben a qué se enfrentarán, entonces crecerán y se fortalecerán para poder lidiar con cualquier cosa. En pocas palabras: tus músculos estarán confundidos constantemente porque no sabrán qué esperar y eso te brindará ganancias.

¿Funciona la confusión muscular?

Hasta cierto punto. Depende de tu nivel actual y lo que busques. Para una persona que está comenzando con el entrenamiento y no tiene un objetivo específico, probar con rutinas y ejercicios distintos cada día puede brindar resultados. Esto no se debe necesariamente a que tenga mérito el concepto de confusión muscular, sino simplemente a que el sujeto estará haciendo más ejercicio que antes.

Teoría de la confusión muscular
Hacer lo mismo todos los días de forma indefinida hará que te estanques, pero cambiar demasiado las cosas no te brindará estímulos suficientes para mejorar. Foto: Adobe Stock

Para las personas que se aburren rápidamente con las cosas, esta forma de entrenar puede ser benéfica porque es mentalmente estimulante y brinda la sensación de haber trabajado muy duro después de cada sesión. ¿Esta sensación se traduce en un progreso real y medible? No necesariamente.

El problema con la teoría de la confusión muscular

Quienes defienden este enfoque buscan evitar a toda costa que el cuerpo se adapte al entrenamiento, pero eso es precisamente lo que se necesita para continuar avanzando. De acuerdo con el principio de sobrecarga progresiva, uno de los pilares del entrenamiento físico, cuando se le brinda un estímulo de forma repetida al cuerpo, éste se adapta, volviéndose más eficiente para lidiar con dicho estímulo. Esta adaptación puede ser un incremento en la fuerza, el tamaño, la resistencia muscular o la resistencia cardiovascular.

A partir de este punto, la exigencia debe incrementar para motivar al cuerpo a adaptarse de nuevo, esta vez a un estímulo mayor. ¿Cómo incrementas el estímulo? Hay muchas formas de hacerlo, ya sea aumentando las cargas (el peso que levantas), haciendo más repeticiones, tomando más tiempo en cada repetición o, si se trata de un ejercicio cardiovascular, incrementando el ritmo o la duración del esfuerzo. También puedes modificar el tiempo de descanso entre series.

La adaptación del cuerpo a un estímulo no ocurre de la noche a la mañana, de manera que una sola sesión no basta. Necesitas ser consistente con cada ejercicio y cada método de entrenamiento para ver resultados a largo plazo. Esto es lo que no le gusta escuchar a la mayoría de la gente: para lograr grandes avances en el fitness se necesitan, sobre todas las cosas, constancia y paciencia.

En conclusión

A diferencia de lo que ocurre con la teoría de la confusión muscular, existe una gran cantidad de literatura científica que respalda al principio de sobrecarga progresiva (ejemplos aquí y aquí). Se trata de la única forma de conseguir un progreso medible que te conduzca a alcanzar tus objetivos.

Eso no significa que debas dejar a un lado la idea de la confusión muscular si esto te motiva a seguir entrenando. Si las razones principales por las que entrenas son mantenerte saludable y divertirte, cambiar con mucha frecuencia de estímulo te brindará justamente lo que estás buscando. Lo que debes tomar en cuenta es que esta forma de entrenar no te permitirá liberar todo tu potencial. Si eventualmente quieres descubrir qué tan fuerte puedes ser, qué tanto pueden crecer tus músculos o qué tan rápido puedes correr un maratón, por poner algunos ejemplos, tendrás que recurrir a la sobrecarga progresiva.

Podría interesarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Garmin Approach

Garmin Approach S42, un monitor para el Golf

Next Article
Speedmaster Moonwatch

Speedmaster Moonwatch NAsa-Straps para el omega

We Rise ProjectTodo lo que necesitas para ser mejor

La información que necesitas para desarrollar tu mente y cuerpo, semanalmente en tu correo electrónico.