¿Es saludable la carne de res?

Buenas noticias amantes de la carne: consumirla brinda beneficios a la salud (si se hace con moderación).
La carne no es el enemigo de la nutrición
El consumo moderado de carne de res brinda grandes beneficios a la salud. Foto: Adobe Stock

Cada vez son más las personas que han optado por reducir su consumo de carne de res o incluso eliminarlo por completo. Hay buenas razones en términos medioambientales para considerarlo. Además, es importante decir que, cuando se adopta con la asesoría de expertos, un régimen de alimentación vegano no sólo es adecuado, sino que puede brindar resultados extraordinarios.

Dicho lo anterior: la carne de res no merece la mala reputación que ha recibido. Cuando se consume con moderación es un extraordinario alimento y un verdadero placer para los sentidos.

Al parecer en solo unos años hemos pasado del mito de que se necesita sí o sí comer carne de res para tener fuerza, masa muscular y salud, al mito, igualmente infundado, de que la carne de res es lo peor que le ha pasado al mundo y hay que huir de ella. En We Rise Project promovemos un enfoque más equilibrado.

El malentendido

Empecemos hablando de algo que acaparó los titulares en el año 2015 y ha servido como uno de los argumentos más potentes contra la carne de res. A finales de ese año, la

Organización Mundial de la Salud lanzó un comunicado en el que revela los resultados de una investigación sobre posibles nexos entre la carne roja, la carne procesada y el cáncer.

El documento afirma que un grupo de expertos “clasificó el consumo de carne roja como probablemente carcinogénico para los humanos, con base en evidencia limitada”. (Las itálicas son de la propia OMS).

Adicionalmente, al hablar de la carne procesada, que no es lo mismo que la carne roja, afirmaron lo siguiente: “La carne procesada fue clasificada como carcinogénica para los humanos, con base en suficiente evidencia”.

¿Qué se considera carne roja y carne procesada?

Aquí es donde empiezan los problemas de comunicación. Para efectos de difusión del mensaje de la OMS, a muchas personas les pareció fácil o adecuado hablar de ambas cosas de forma indistinta. Esta es la diferencia:

Carne roja

“Se refiere a todos los tipos de carne muscular de mamíferos”, afirma el organismo mundial. Y citan como ejemplo al res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra.

Carne procesada

“Se refiere a la carne que ha sido transformada mediante salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos para mejorar el sabor o la conservación”. Esto se refiere a salchichas, jamón, carne seca y preparaciones enlatadas a base de carne.

¿Eso significa que consumir una salchicha te condena a padecer cáncer? Probablemente no, pero asumir el riesgo es una decisión personal. Los expertos de la International Agency for Research on Cancer (IARC) revelan que por cada porción de carne procesada (50 g) que se consuma por día, el riesgo de cáncer colorrectal incrementa en 18%.

¿Deberías consumir carne roja o procesada?

La investigadora de Harvard, Kana Wu, quien forma parte de la IARC, afirma que “nuestra sugerencia es evitar la carne procesada y consumir carne roja ocasionalmente cuando mucho. Idealmente deberíamos pensar en la carne roja como en la langosta, algo que comer en una ocasión especial si nos gusta”.

El riesgo de la carne procesada
A diferencia de lo que ocurre con la carne roja, los expertos sí han encontrado evidencias sólidas que relacionan a la carne procesada con un incremento en el riesgo de desarrollar cáncer. Foto: Adobe Stock

Esto, evidentemente, no es una licencia para devorar carne de res todos los días, pero tampoco significa que debas desterrarla de tu dieta. Volviendo a lo que mencionábamos al comienzo: es importante un enfoque equilibrado. Así que si disfrutas organizar una carne asada con tus amigos de vez en cuando no deberías preocuparte.

Beneficios de la carne de res

La carne de res, cuando no ha sido procesada y preferentemente cuando es de libre pastoreo, ofrece varios beneficios a la salud. Aquí los enlistamos.

Alto contenido en proteínas

Una porción de 100 gramos de carne de res aporta 26 gramos de proteínas. A diferencia de otras fuentes de este macronutriente, se trata de proteínas completas, es decir que contienen los nueve aminoácidos esenciales, aquellos que el cuerpo no puede sintetizar por sí mismo y debe obtener a partir de la dieta.

Contiene hierro

En cada 100 gramos de carne de res puedes encontrar 2.6 mg de hierro. Este mineral combate la fatiga y le da un impulso al sistema inmune. El consumo diario recomendado de hierro es de 8 mg por día. Un corte típico de 8 onzas (225 g) aporta casi 6 mg.

Es fuente de ácido linoleico conjugado (CLA)

El ácido linoleico conjugado podría ayudar a la pérdida de grasa. Investigadores noruegos realizaron un estudio doble ciego (el estándar de la investigación científica) en el que brindaron CLA durante 12 semanas a un grupo de sujetos obesos. Al concluir el estudio, estas personas experimentaton una reducción en la cantidad de grasa corporal comparadas con el grupo de control. El estudio fue publicado en The Journal of Nutrition.

Hay que mecionar también que existen evidencias de una reducción del riesgo de sufrir enfermedades cardiacas cuando se consume carne de res, rica en CLA. Sin embargo, estos estudios se han realizado en sitios donde los animales consumen hierba en vez de grano. Esto resalta la importancia de la carne de res de libre pastoreo.

Cuenta con magnesio, zinc y selenio

Magnesio

El magnesio es un mineral que ayuda a la creación de proteínas y asiste en la conversión de alimentos en energía. Una porción de 100 gramos de carne de res cuenta con 21 mg de magnesio, alrededor del 5% de la recomendación diaria.

Zinc

El zinc mejora las respuestas del sistema inmune frente a las amenazas y ayuda al proceso de sanación de heridas. En cada 100 gramos de carne de res hay 4.8 mg de zinc, poco más de la mitad de la recomendación diaria.

Selenio

El selenio es un antioxidante que ayuda a neutralizar los radicales libres, moléculas que contribuyen al envejecimiento. Un corte de carne de res aporta entre 18 y 33 mcg de selenio.

En conclusión, a pesar de que recientemente ha caído la popularidad de la carne de res frente a otras alternativas eso no significa que no merezca un sitio en nuestra dieta. La clave, como en todo, es la moderación. Si eres fanático de un buen corte de res, disfrútalo ocasionalmente y verás beneficios para tu salud.

En resumen

La carne de res es una parte importante de la dieta de muchas personas. Si bien hay buenos argumentos para reducir su consumo, los reportes de que hay que abandonarla por completo debido a que provoca cáncer son inexactos. Este malentendido está basado en una mala interpretación de un comunicado de la OMS. El consumo de carne roja, incluida la de res, es saludable cuando no es demasiado frecuente, a diferencia de la carne procesada, que sí debería evitarse.

Podría interesarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous Article
Away Master Dynamic

AWAY Master & Dynamic Edition

Next Article
Atletas CrossFit Games 2020

Atletas que competirán en los CrossFit games (fase 2)

We Rise ProjectTodo lo que necesitas para ser mejor

La información que necesitas para desarrollar tu mente y cuerpo, semanalmente en tu correo electrónico.